jueves, 25 de enero de 2018

Dragones y Simbología


LOS DRAGONES Y SU SIMBOLOGIA


El dragón es un ser fantástico de características mixtas. En él se pueden encontrar a la vez las alas para volar, escamas que le permiten deslizarse por el agua, garras para correr sobre la tierra y cuerpo de serpiente que le sirve para arrastrarse.

Su mito ha servido desde siempre y en todas las culturas para simbolizar las energías primigenias de la naturaleza, aquellas que por su fuerza indómita representan la parte salvaje y caótica que sustenta la vida y, en el caso del hombre, su parte más instintiva y animal.

Los Dragones y su Simbología


Además suele reunir en él las distintas características de los cuatro elementos básicos que, según los sabios de la Antigüedad, componen la creación: las escamas de pez, símbolo del elemento agua; las garras, emblemas de la tierra; las alas, representación del elemento aire, y su aliento de llamas para simbolizar el fuego, lo que le convierte en un ser sintético y completo en sí mismo.

En ocasiones la imagen del dragón ha servido para simbolizar los poderes enemigos de la divinidad, ya que sus fuerzas caóticas parecen interferir en el orden establecido (cosmos) por el Creador. Quizás se deba a esto el que se le haya llegado a identificar con el diablo, sembrador del caos.

Sin embargo, también suele ejercer como guardián de tesoros, tanto de los espirituales como de los materiales, tal y como sucede en el mito del tesoro de los Nibelungos, o cuando lo encontramos actuando como guardián de las manzanas de oro en el jardín de las Hespérides.

Por otra parte su filiación con la serpiente lo relaciona con la custodia del conocimiento y de los poderes y misterios ancestrales o, como en el caso del dios maya Quetzalcóatl (la serpiente emplumada), de la civilización y la luz.


Este misterioso y poderoso ser ha sido casi siempre temido, aunque también reverenciado y amado, como en el caso de los emperadores chinos, quienes le tenían por su espíritu protector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario