RESERVA TU CONSULTA

Realiza tu Consulta de Tarot

jueves, 20 de septiembre de 2018

LA TIRADA DE LA SEMANA. (PARTE I)



Esta tirada abarca un período de pronóstico muy corto. La tirada de la semana está especialmente indicada para descubrir de una manera práctica las situaciones y circunstancias concretas pueden ocurrir día a día en el plazo de una semana.

Es una disposición perfecta para quien desea tan sólo una visión general de su futuro en un período muy corto de tiempo. También puede resultar muy útil cuando el consultante pretende hacerse una idea de cómo van a desarrollarse los acontecimientos relacionados con un tema en concreto en un período no superior a siete días.
En esta tirada cada una de las posiciones representa uno de los siete días de la semana, por lo que cada arcano que aparezca en cada una de ellas indicará cuáles van a ser los acontecimientos que se producirán día a día. Además, pondrán de relieve si dichos acontecimientos resultarán favorables o no a los propósitos del consultante.

Obviamente, la posición 1 corresponde a los acontecimientos del lunes, la 2 a los del martes, la 3 a los del miércoles y así hasta llegar al domingo con la posición 7. Las cartas se disponen en una posición circular siguiendo el siguiente esquema:
(foto)

Es una tirada de dificultad alta en la que se utilizan únicamente los arcanos mayores, de los que como ya se ha dicho se leerán únicamente siete.

SIGNIFICADO DE LAS POSICIONES

Esquema de la Tirada de la Semana Parte I


POSICIÓN 1: LUNES
El arcano que salga en esta posición nos da información a grandes rasgas de cómo va a ser este primer día de la semana para el consultante. Si se desea conocer cómo se desarrollará un asunto concreto a los largo de ese tiempo, la carta que se nos presente aquí nos mostrará los acontecimientos que se sucederán el lunes y que estén relacionados con dicho asunto.

POSICIÓN 2: MARTES
Esta segunda carta nos aclarará las cuestiones referidas al martes.

POSICIÓN 3: MIÉRCOLES
El arcano que aparezca en esta posición nos brindará información sobre lo que ocurrirá el miércoles.

POSICIÓN 4: JUEVES
La carta que salga en esta posición nos ofrecerá datos sobre la visión de los sucesos del jueves.

POSICIÓN 5: VIERNES
Ésta es la posición en la que obtendremos información para saber qué ocurrirá el viernes.

POSICIÓN 6: SÁBADO
Esta sexta carta nos aclarará las cuestiones referidas a lo que acontecerá el sábado de la semana bajo estudio.

POSICIÓN 7: DOMINGO
Esta última posición de la tirada nos indicará cómo se desarrollará la vida del consultante durante el domingo. En el caso de que éste quiera saber la evolución de un asunto concreto, el arcano aquí presente revelará cómo ha evolucionado la situación sobre dicha cuestión a lo largo de la semana y si ésta se resuelve favorable para el consultante.

OTRA POSIBILIDAD:
Existe un tercer uso para esta tirada que es muy útil cuando surge una cuestión concreta sobre la que se precisa información práctica y a muy corto plazo. Éste puede ser el caso de una persona que necesita saber cómo va a resultar un viaje de negocios cuya duración es de una semana. Aunque esta manera pueda parecer similar a la segunda planteada anteriormente, en realidad hay una diferencia importante, ya que con esta tercera posibilidad podemos iniciar la lectura de la tirada en cualquier día de la semana, lo que la hace mucho más práctica.
Supongamos que dicho viaje empieza el viernes. La lectura se adaptará entonces al calendario del viaje y por lo tanto, el arcano que ocupe la posición 1 describirá lo correspondiente al viernes y no al lunes; el segundo arcano correspondería al sábado, el tercero al domingo, y así sucesivamente hasta completar los siete días. De esta forma el consultante dispondrá de una información concreta y práctica de cómo se sucederán los acontecimientos día a día mientras dure su viaje.

lunes, 10 de septiembre de 2018

El origen del hombre y la figura del Golem


En las diferentes culturas se habla de la creación del hombre.

En la cultura maya, por ejemplo, se llega a la figura del hombre tal y como la conocemos, después de varios ensayos por parte de los dioses en su afán de perfeccionamiento.

Según el Popol Vuh (libro sagrado de los mayas), primero lo construyeron de lodo pero no podía caminar, ni hablar ni siquiera mantenerse de pie, y lo destruyeron.

Posteriormente lo fabricaron de tierra, lo alimentaban con hojas y árboles pero no hablaba ni andaba. Después lo construyeron de madera. Éste podría hablar y caminar y dar hijos, pero también carecía de entendimiento, por lo que fue desechado.

Los dioses concluirían cuando obtuvieran al “Ser” que lo sostuviera. Así pues, el éxito llegó con el hombre de maíz. Este elemento le otorgó existencia, y no solamente vivir, ya que los nuevos hombres tomaron conciencia de su papel dentro del cosmos, que, como sabemos, consiste en reconocer y adorar a los dioses, sus creadores, además de permitirles identificarse con la tierra y con la naturaleza. De esta manera, en estos mitos la idea cristiana del hombre formado con barro queda relegada frente a la creencia maya del hombre constituido a partir del maíz, pues este último resulta superior.

La tradición cristiana, en el libro del Génesis, narra que Dios creo al hombre a partir de polvo de tierra, lo insufló aire en la nariz y le dotó del aliento de vida. El nombre de ese hombre fue Adán, que en hebreo quiere decir “hecho de tierra rojiza”.

El origen del hombre y la figura del Golem
 
Por otro lado, una leyenda del antiguo Egipto, reza que cuando el Dios creador hubo concluido su obra, sus lágrimas resbalaron por sus mejillas de satisfacción, al contemplar la belleza de todo cuanto había creado. Estas, cayeron al suelo, y del barro, surgió el hombre.
Y ¿por qué el barro?.
El hombre en su juventud es ese barro manejable, maleable, dúctil capaz de adquirir cualquier destreza y cualquier conocimiento. Estos le deben llegar a través de la educación, de la formación para convertirlo en lo que finalmente llega a ser.

Es aquí donde quiero presentaros a la figura del Golem, un ser que está representado en el mazo del Oráculo de Madame Endora. En este mazo representa la figura de otra persona, un amigo cercano que actuará en nuestro beneficio. No dice si esa actuación es honesta o no, podemos suponerlo, pero no se especifica.

El Golem en Madame Endora

El Golem se recoge en una antigua leyenda relacionada con el gran rabino Loew de Praga (1512 - 1609) y con imágenes vigorosas evoca los misterios del gueto de Praga. El Golem es una figura de arcilla animada por obra de la cábala, para defender a los judíos, pero que se escapa fácilmente del control y provoca catástrofes.
Lo que podría ser sólo una extravagancia gratuita, sin más interés que el de un relato bien contado, adquiere significado simbólico: el Golem personifica a los autómatas humanos, que crean la sociedad moderna. Lo mismo que el Golem, el hombre moderno realiza la parte a él asignada contra su propia voluntad y con un rigor atroz. A este pesimismo fundamental, la novela añade un continuo misterio, una atmósfera de errores trágicos en los que juegan enigmáticos cabalistas, una metafísica expedita pero dramática ("la boca de cada hombre se convierte en la boca de Dios si creéis que sea la boca de Dios").
Ha sido objeto de múltiples estudios que exceden la literatura: filosofía, religión, ocultismo, alquimia, magia, cábala.

miércoles, 11 de julio de 2018

La relación de las mancias con los Elementos, la Cábala y la Astrología


Es muy común ver en diferentes mazos de cartas, ya sean de Tarot o de Oráculos, referencias astrológicas o planetarias.
Y es que aunque queramos destacar las diferencias entre las diversas artes esotéricas, mancias y alguna filosofía como el I Ching, todas tienen puntos de encuentro y cosas en común, independientemente de si se trata de disciplinas orientales u occidentales.

Por ejemplo, el tema de los Elementos es común en muchas de ellas (Tarot, Oráculos, Runas, I Ching, Mahjong…).


Árbol de la Vida, Cábala, I Ching, Trigramas, Elementos
Trigramas del I Ching y los Elementos a los que representan



Encontramos referencias al Fuego, Agua, Tierra y Aire, y con ellas a las estaciones y los ciclos naturales, muy especialmente en mazos de tradición Celta.

Otra materia es la referente al Árbol de la Vida, con las diez esferas (Sephiroth) y las correspondientes letras hebreas. El Árbol de la Vida desde lo divino a lo profano y esas esferas nos muestran que estos diez Centros de Poder fueron concebidos en una manifestación en tres dimensiones, longitud, anchura y profundidad y cada una de ellas en principio, medio y fin. Estos conceptos son abstracciones que representan distintas etapas de la conciencia que existen simultáneamente en el tiempo y el espacio.

 
Árbol de la Vida, Cábala, I Ching, Trigramas
Árbol de la Vida de la Cábala y la representación de Los Cuatro Mundos en I Ching

  
Bien, pues siendo una cuestión que procede de la Cábala, también lo encontramos en la clasificación de los trigramas del I Ching.

Si nos centramos en la astrología, nos encontramos con la misma cuestión, que sistemas tan aparentemente diferentes (Tarot, runas etc...) y con unas raíces de origen muy distintas (o eso creemos) poseen relación, de modo directo o indirecto con los planetas, meses del año, signos astrológicos, elementos y lunaciones.

Árbol de la Vida, Cábala, I Ching, Trigramas, Astrología, Elementos
Rueda Astrológica y su relación con el Tarot

Este hecho me lleva a pensar, no que todo es lo mismo porque sus diferencias son notables, pero sí que tiene como un cordón umbilical que lo nutre y que cada disciplina nos muestra una parte de esa longitud del cordón, por lo que hay aspectos que no se incluyen en unos y sí en otros. Considero, y es mi opinión, que si estudiáramos la evolución de la conciencia a lo largo de la vida y de la historia de la Tierra, y uniéramos las diferentes instantáneas (que son las diferentes disciplinas), tal vez podríamos obtener el patrón, siempre cambiante eso sí, de lo que llamamos tiempo y espacio, su relación con el universo y su influencia sobre nosotros.
 
Árbol de la Vida, Cábala, I Ching, Trigramas, Elementos, Astrología, Simbolos Mágicos
Rueda de I Ching y Símbolos Mágicos

martes, 19 de junio de 2018

Los Dados; algo más que un juego.


El dado más antiguo descubierto hasta la fecha fue descubierto en Persia (Actual Irán) y tiene nada menos que unos 5000 años de antigüedad. Estaba realizado en hueso y pertenecía a un set de juego.
Griegos y Romanos también eran aficionados a este juego.
Entre los romanos fue costumbre muy extendida, ya que eran muy aficionados a todo tipo de apuestas y juegos, mientras que en Grecia era un pasatiempo de las clases más altas.
En diferentes pinturas en jarras y ánforas, se representó a Aquiles y Ayáx, que no jugaban a los dados por placer precisamente, sino que estaban echando a suertes quién se enfrentaría al héroe troyano Héctor, ya que muchos guerreros griegos se disputaron el honor de luchar en combate mortal contra el mejor de los troyanos.
 
                Atenea entre Aquiles y Áyax
En la Biblia, por ejemplo, se describe que tras la crucifixión, los cuatro soldados romanos se jugaron a los dados la túnica de Jesús, ya que partirla en cuatro trozos no hubiera servido de nada.


Pero no sólo se utilizaban los dados en los juegos o en las apuestas, también se emplearon en la adivinación. En Grecia se los relacionaba a Hermes y Atenea.
No sólo en occidente se utilizaron los dados como sistema adivinatorio, en China o en el Tibet también se utilizó este sistema de lectura con  dos, tres o cinco dados.
Entre ellos tenemos el Mah-Jong chino con ciento cuarenta y cuatro diferentes fichas e incluso el dominó, con sus fichas dobles llenas de significados.

Mah-Jong Adivinatorio

Los dados son considerados los espejos ocultos del universo, señalando la interrelación entre el orden universal y el individual, dicho en palabras modernas, entre el orden implicado (lo que ocurre en un lugar del universo a una partícula, afecta instantáneamente al resto de las partículas) y el orden explicado (la descripción de la realidad tal y como se nos manifiesta) de la actual física quántica, donde existe una nueva noción del orden.