viernes, 15 de diciembre de 2017

Reglas básicas del Tarot


El Tarot es mucho más que un simple juego de adivinación, ya que los arquetipos que lo componen interactúan con la mente de quien los maneja y le transforman lentamente en un verdadero iniciado. Pero para que esto sea posible, el principiante debe comprometerse a mantener una actitud determinada cada que maneje la baraja del Tarot.


Reglas básicas del Tarot




SEPARACIÓN:
El mundo arquetípico del Tarot es en sí mismo un espacio sagrado que permite acercarnos a la fuerza intrínseca que se guarda en nuestra mente, despertando en nosotros la magia y el poder. Es por esto que debemos separarnos de algún modo nuestro día a día del tiempo que dedicamos al estudio y a la consulta del Tarot. Una buena manera de hacerlo es preparar el espacio en el que se va a realizar el estudio y la meditación de los arcanos o una consulta de adivinación con los mismos.

RELAJACIÓN
Para que el conocimiento que tenemos en nuestro inconsciente pueda fluir libremente hacia nuestra conciencia ordinaria es necesario que permanezcamos tranquilos, sin tensiones que puedan interferir y sin las preocupaciones que llenan nuestra vida cotidiana.
Para ello antes de iniciar cualquier sesión con el Tarot es beneficioso realizar algún tipo de ejercicio de relajación como por ejemplo éste:
-         Inspirar profundamente y lentamente visualizando cómo el aire llena la cabeza, relajándola. Sentir cómo los músculos de la cara, el cuero cabelludo, las orejas e incluso el pelo se distienden.
-         Inspirar de nuevo, pero enviando esta vez el aire a los hombros y relajarlos, si es preciso incluso podemos sacudirlos para lograr nuestro propósito.
-         Llenar de aire el tórax y toda la parte delantera del cuerpo. Sentir de forma natural la respiración y visualizar cómo el flujo de energía penetra en todo nuestro cuerpo junto con el aire que respiramos.
-         Una nueva inspiración llevará el aire hasta la espalda y la base de la columna. Siente cómo el aire afloja todos los poderosos músculos de la espalda.
-         El aire penetra ahora por los brazos y baja hasta la punta de los dedos. Mueve los dedos si te es necesario.
-         Ahora son las piernas las que se llenan de aire hasta las puntas de los pies. Siente cómo se elimina la tensión, cómo “sale” por las puntas de los pies.
-         Una vez que el cuerpo esté relajado, dirige tu atención hacia la mente. Siente cómo el aire se lleva las preocupaciones y elimina los pensamientos.

En este punto, deberías haber alcanzado un elevado grado de relajación y un estado de meditación consciente.

HONESTIDAD
Es importante que el estudioso del Tarot se esfuerce al máximo en aceptar las informaciones que le ofrecen las cartas sin interferir, alterar o adecuarlas a sus propias creencias o deseos. Se deberán afrontar las repuestas con la mente abierta y sin ningún tipo de prejuicios ni expectativas, tanto si el estudio es para uno mismo como si se está realizando una consulta para otra persona.

PRÁCTICA
Como dice el clásico adagio: “La práctica hace la perfección”. Por tanto debemos usar cada día nuestro mazo de Tarot, tocar mucho las cartas, transmitirles nuestra energía, practicar diferentes y variadas tiradas y disposiciones, aunque no se tenga una pregunta concreta que realizar, y concentrarnos en sus imágenes con frecuencia.

Una buena fórmula para los principiantes es dedicar como mínimo cada día unos 20 minutos y un máximo de una hora a esta labor hasta que los arcanos formen parte activa de nuestra mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario