Realiza tu Consulta de Tarot

lunes, 4 de abril de 2016

El Oráculo del I Ching: Tiempos Prósperos, la plenitud


El mensaje de la semana a través del I CHING: Tiempos Prósperos (55)

El trigrama superior simboliza el Trueno, el impulso perturbador, el que provoca el movimiento. La conmoción que inicia el hemiciclo Yang.

El trigrama inferior representa el Fuego, lo esclarecedor, la belleza, lo inteligente, lo comunicativo. Pone fin al hemiciclo Yang.

La luz del Trueno y el calor del Fuego suscitan la abundancia. 
Este hexagrama da inicio y fin al hemiciclo Yang destacando los resultados de la acción.




En la imagen vemos a una pareja de aves apoyadas en la rama de un árbol, delante de lo que puede ser un campo de cereales con las espigas ya desarrolladas y por su color anaranjado, parece que listas para recoger. 
Al fondo, unas montañas se elevan a lo lejos mientras vemos que entre ellas, vuelan unas aves. Tal vez se aproximen a estas tierras fértiles que se nos muestran en primer plano, mientras el sol, brilla en lo más alto.

Cuando el entorno nos es favorable, cuando disponemos de recursos, y tenemos abundancia a todos los niveles es muy fácil sentirse bien y pleno, pero de la abundancia que hablamos con este hexagrama  no tiene por qué ser necesariamente económica, en la que a su vez disfrutamos de un tiempo de buena salud, trabajo y tranquilidad. 

Hay otra abundancia, la que sentimos interiormente, cuando por ejemplo, después de la época de siembra, de luchar por  un proyecto o una idea con corazón y con todo nuestro empeño, nos llega el momento de recoger nuestra recompensa por el trabajo bien hecho. 
O cuando adquirimos conocimientos que nos hacen crecer y nos convierten en personas más sabias.

Este será, el tiempo de agradecer, compartir y disfrutar los logros cosechados.

Es el momento en el que nos encontramos en el punto más alto, como el sol cuando alcanza su cenit, pero tenemos que ser conscientes de que más tarde llegará la hora en el que el sol se esconda y nos muestre en su declive las sombras que lo acompañan. 

Será entonces cuando tendremos que adaptarnos al cambio que se nos presente, en silencio y con tranquilidad, aceptando que la naturaleza de todo es cambiante.

Tener un espíritu agradecido es muy valioso en tiempo de abundancia, porque nos hace poner en valor todo aquello por lo que hemos luchado sin caer en la vanidad de que somos más porque hemos conseguido más cosas. 

La vida es una rueda en constante movimiento, y a esos vaivenes son a los que tenemos que enfrentarnos con tranquilidad, paciencia y sabiduría, conscientes de que siempre se nos está ofreciendo una nueva oportunidad de caminar por sendas nuevas, aunque no nos atrevamos, aunque las rechacemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario