Realiza tu Consulta de Tarot

miércoles, 20 de abril de 2016

La Astrología: Ciencia antigua

ASTROLOGÍA

Mundo moderno y Sabiduría antigua. Parte 8.


Constelaciones del Zodíaco
Constelaciones del Zodíaco


En dos entradas anteriores del blog :
ya hablamos y mucho sobre los ancestrales conocimientos que las antiguas civilizaciones tenía sobre la Astronomía.
Al igual que la Química y al Alquimia (ver entrada aquí) han ido de la mano en algunas partes de su recorrido, casi lo mismo puede decirse sobre la prima-hermana de la Astronomía a la que hoy vamos a referirnos: la Astrología.

Vamos a dejar (temporalmente) de lado todo lo relacionado con su uso para la adivinación del futuro, y vamos a centrarnos en aspectos más cuantificables y científicamente demostrables.

Los antiguos mayas llamaban a la constelación de Escorpión por el mismo nombre que nosotros.
El signo zodiacal de Acuario era conocido en México como Tlaloc, el Señor de las lluvias. Nuestro Aries se corresponde con el signo chino del Carnero, Tauro con el Buey, y Sagitario con el Caballo.
Orión o el Cazador de Babilonia, Grecia o Egipto, tiene un nombre similar en China: el Cazador de la cacería de otoño.


El Zodíaco
El Zodíaco



Basta pararse un momento a reflexionar que únicamente mediante el esfuerzo de la imaginación podemos hallar una relación entre la disposición de las estrellas y la figura gráfica que les hacemos representar, y resulta que esto mismo hicieron hombres de muchas partes del mundo y en distintas épocas, con unos resultados muy parecidos.

Las semejanzas de los nombres de las constelaciones entre China y América Central son aún más sorprendentes. Para los aztecas el calendario tiene los días del Lagarto, la Serpiente, el Conejo, el Perro y el Mono. El calendario chino-tibetano tiene, respectivamente los años del Dragón, la Serpiente, el Conejo, el Perro y el Mono.

Mientras Pitágoras y sus discípulos estudiaban las estrellas alguien oyó la “Música de las esferas”. Según Pitágoras todas las estrellas están vivas y albergan inteligencia. Consideraba metafóricamente al Universo como una gran lira con numerosas cuerdas, que eran las que producían esta Música de las esferas.
Casi al mismo tiempo en otra parte del mundo, los taoístas aseguraban que “Todo lo que existe, existe en el espacio, y todo lo que está en el espacio tiene un sonido”.
Actualmente sabemos que las estrellas y planetas son fuentes de emisiones de radio.

Pitágoras también nos legó la escala musical. Midiendo la longitud de las cuerdas y escuchando el sonido producido por ellas al pulsarlas, descubrió una relación matemática.
La escuela pitagórica asevera que los planetas se desplazan de una manera ordenada y que sus distancias hasta el “fuego central” guardan la misma proporción que los intervalos en la escala diatónica musical.
A finales del siglo XVIII la ciencia oficial llegó a unos cálculos muy parecidos a los antiguos mediante la Ley de Bode. Según la misma si se suma el número 4 al 0, 3, 6, 12, 24, etc., y el resultado final se divide por 10 tenemos las distancias aproximadas de cada planeta al Sol, partiendo de la base de que la distancia Tierra-Sol es igual a 1.

Mercurio: 0+4 = 4 / 10 = 0,4 según la Ley de Bode. La distancia real es de 0,39
Venus: 3+4 = 7 / 10 = 0,7. La distancia real es de 0,72
La Tierra: 6+4 = 10 / 10 = 1. La distancia real es de 1
Marte: 12+4 = 16 / 10 = 1,6 La distancia real es de 1,51
Etcétera
Ley de Bode
Ley de Bode


Aquí tenemos un ejemplo más de cómo los sabios ancestrales ya conocían lo que posteriormente se ha considerado como un nuevo descubrimiento de la Ciencia.

A lo largo de los siglos, la Astronomía ha estado ligada a la Astrología, que podemos definir como el arte de conocer la influencia de los cuerpos celestes sobre la Tierra y sobre las personas.
Las ciencias antiguas de la Alquimia y la Astrología no se libraron de las supersticiones y las distorsiones a lo largo de los años. La Astrología es definida por la Ciencia actual como un tipo de Astronomía primitiva, pero extrapolar de ahí el poder prever el futuro ha sido considerado por los sabios como una falacia.


Manchas solares
Manchas solares



A mediados del siglo XX ningún científico que se preciara de serlo habría creído que la actividad de las manchas solares podría producir por ejemplo una invasión de langostas en el Sudeste de Asia. Semejante correlación entre las manchas solares y los insectos habría sido totalmente hilarante para los próceres del conocimiento moderno.
Observaciones realizadas en décadas pasadas han establecido que existe una coincidencia entre las invasiones de langosta y la actividad solar. Gracias a eso, si los gobiernos así lo quieren, se pueden adoptar medidas apropiadas antes de que llegue la plaga.

Los científicos serios están empezando a reconocer la influencia de las energías del espacio en los fenómenos terrestres.
W. R. Corliss escribe en su obra Misterios del Universo: “Más extraña todavía es la observación de que la máxima actividad de las machas solares coincidió históricamente con la Revolución francesa y con la rusa, con las dos guerras mundiales y con el conflicto coreano”.

R. P. Romanchuk, astrónomo de la antigua U.R.S.S., enunció que las llamadas “cuadraturas” y “conjunciones” de la Astrología tienen una base científica, ya que son las posiciones del Sol, Júpiter y Saturno las que determinan la actividad de las manchas solares.

El cosmonauta también soviético A. A. Leonoff, y el doctor V.I. Lebedeff escribieron: “El número de accidentes de automóvil se cuadruplica dos días después de las fulguraciones solares, en comparación con los días en los que el Sol está en calma”. Su estudio también apuntó que los suicidios aumentan de cuatro a cinco veces por encima de lo normal durante los períodos de actividad solar.

Vemos pues coincidencias entre las energías solares y planetarias y los acontecimientos de la Tierra. La Astrología expone que las estrellas influyen en nuestro comportamiento y en nuestras vidas, y parece ser que no es algo tan descabellado como mucha gente suponía.

En eras pasadas incluso el gran Newton creyó que la Astrología era una ciencia.

Nos hemos limitado a exponer algunos hechos y citas científicas de fuentes serias. Las conclusiones que a partir de todos estos datos quiera sacar cada uno, pertenecen a lo personal y no vamos a entrar en eso.


Bibliografía:
La conexión cósmica - Carl Sagan
Alquimia - Titus Burckhardt
Astronaves en la Prehistoria – Peter Kolosimo
El Mago - John Fowles
El Gran Arte de La Alquimia - Jacques Sadoul
El Mensaje Oculto de La Esfinge - Colin Wilson
Enigmas Arqueológicos - Luc Burgin
Enigmas Sin Resolver – Iker Jiménez
La Arqueología Misteriosa - Michel Claude Touchard
Profeta del Pasado - Erich Von Daniken
Shambhala - Andrew Tomas
Stonehenge - Fernand Niel
Enigmas De La Historia - Taylor Jeremy
El retorno de los brujos – L. Pauwels y J. Bergier
Recuerdos del futuro - Erich von Daniken
Dioses, tumbas y sabios – C.W. Ceram


No hay comentarios:

Publicar un comentario