Realiza tu Consulta de Tarot

lunes, 8 de junio de 2015

El Tarot como ayuda en nuestro desarrollo



El Tarot como un medio para conocernos

El Tarot no es solamente un medio de adivinación, es un camino de evolución y desarrollo, y es ese camino el que muchas veces puede explicarnos por qué nos pasa lo que nos pasa o por qué no nos llega lo que deseamos.


El Tarot como camino


Si sólo lo utilizamos para adivinar el futuro estamos dejando un medio muy poderoso en manos de la urgencia de la mente que no pretende otra cosa que controlar el destino, saber lo que va a pasar.

En no pocas ocasiones deseamos fervientemente que nos venga otro trabajo o encontrar pareja, pero eso sólo ocurrirá si es el momento adecuado y si estamos preparados.

Los Arcanos nos muestran en qué momento estamos.

Si nos indican que el trabajo se irá al garete tenemos que tener por seguro que se irá, no porque trabajemos mal o haya compañeros que nos pongan trabas, sino porque seguramente ha llegado el momento de cambiar de planes y hacer otra cosa para evolucionar en nuestro camino, que no conocemos, pero que a grandes rasgos están trazadas unas estaciones en las que tenemos que parar.

Si nos advierten que debemos cuidar nuestra salud es mejor hacerles caso y es casi seguro que nos dirán cómo, tal vez relajándonos un poco y no ser tan exigentes con nosotros mismos y no agobiarnos por pasado y futuro, porque así se nos escapa el presente, como la arena de la playa entre las manos. Tal vez nos aconsejen no enfadarnos tanto ya que eso a la larga acaba pasando factura a nuestro cuerpo y mente, o simplemente nos llaman la atención para que estemos atentos a nuestro cuerpo y escuchemos lo que nos dice.

Sea lo que sea que nos digan creo que por lo menos merecen ser escuchadas.

Para muchas personas el Tarot es motivo de broma e incluso de burla.

Considero que hay que tener un respeto por todo aquello que nos enseña y de lo cual podemos sacar pequeñas o grandes conclusiones, pero para ello es necesario tener la mente abierta, ser conscientes de que no lo sabemos todo y sobre todo ver que todo el conocimiento no sólo tiene que proceder de una base racional sino también experimental, emocional y espiritual.

La Filosofía nos mostró el pensamiento racional basado en la matemática de la mano de Descartes y el pensamiento empírico basado en la experiencia, de la mano de Hume, que también tenía en cuenta la impresión, la reflexión y la imaginación.

Hay psicólogos que utilizan en sus consultas distintos mazos de Tarot para sus terapias, no le dicen al paciente “tómese cada cuatro horas un Emperador, dos Torres y una Estrella para eliminar el problema y ver las cosas positivamente”, no ¡las o cosas no van así!.

Nuestro cerebro tiene una parte frontal donde se almacenan todas nuestras creencias que hemos ido gravando, “las voces” de papá y mamá, las de nuestros profesores etc.

Por eso creemos tener soluciones pre-escritas para todo lo que nos ocurre y no es así, a veces, para pensar con claridad uno necesita no pensar en absoluto y permitir que se active el cerebro creativo.

En China se dice que “todo pensamiento que dura más de tres respiraciones es una obsesión”, sé que resulta exagerado, pero si queremos solucionar un problema habrá que tener en cuenta variables distintas para obtener distintas soluciones, no dar vueltas a lo mismo “qué problema tengo, qué agobiado estoy, no sé cómo resolver esto…” si no ver otras opciones y para eso tenemos que hacer “clic” en nuestra cabeza y empezar a pensar de una manera más productiva y creativa, sin caer en el error de creer que es mejor recurrir al pensamiento racional puro y duro, porque de él y sólo de él saldrá la mejor idea.



El Tarot como alternativa


Así que os animo a recapacitar sobre este tema, a ver el Tarot como una ayuda en nuestra evolución tanto personal como espiritual, a ser creativos y buscar no “la solución” sino la mejor solución para nosotros.

Cuando uno se queda sin trabajo por la circunstancia que sea, la inmediata es buscar otro trabajo y si me apuráis, en lo mismo, cuando muchas veces ese trabajo te estaba borrando tu personalidad, o minando tus fuerzas, o incluso creándote problemas de salud.

A lo mejor hay que verlo como una oportunidad que te está dando el Destino para cambiar, para que te desarrolles en lo que realmente eres bueno, para adquirir formación en algo que te gusta… ¿quién sabe? tal vez esos estudios te abran la puerta a un trabajo mejor.

Así que desde aquí os animo a todos a preguntar a las cartas y a escuchar lo que tienen que decirnos, luego ya decidiréis si las hacéis caso o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario