Realiza tu Consulta de Tarot

miércoles, 16 de marzo de 2016

Innovaciones "modernas" en la Antigüedad



Mundo moderno y Sabiduría antigua. Parte 6.


En las épocas primitivas nuestros antepasados tenían casi los mismos problemas que hoy en día, y los resolvían casi igual.
En la antigua Roma, en algunas calles importantes, se cambiaba la dirección del tráfico durante las horas punta.
En la ciudad de Pompeya, conservada tan bien hasta nuestros días gracias a la erupción del Vesubio, había gesticulantes policías de tráfico para solucionar los problemas de la congestión.
Hace más de 2.500 años, en Babilonia ya había rótulos para los nombres de las calles, como, por ejemplo, Calle que ningún enemigo puede pisar.
En la capital de Asiria, Nínive, se podía leer este cartel: “Prohibición de aparcamiento: Carretera Real – Prohibido obstruirla”. Estas señales eran mucho más eficaces que las modernas, dado que en lugar de una multa de dinero, el conductor del carro recibía una sentencia de muerte.
La antigua ciudad de Antioquía posee el honor de tener la primera calle iluminada de la Historia.
Los aztecas mantenían permanentemente un listón coloreado en la calle pavimentada para dividir el tráfico en dos líneas. En la actualidad hemos sustituido ese listón por líneas pintadas en el suelo.

Herón, un ingeniero de Alejandría, construyó una máquina de vapor que implicaba tanto la base primigenia de la turbina como de la propulsión a chorro. También inventó una especie de cuentakilómetros que medía la distancia recorrida por un vehículo.

Ruinas de la antigua ciudad de Mohenjo Daro
Ruinas de la antigua ciudad de Mohenjo Daro


Las excavaciones de Mohenjo Daro, Harappa y Kalibanga, en Pakistán y la India, pusieron de manifiesto que hace 4.500 años se usó un sistema de planificación urbanística. Las calles de estas ciudades eran rectas, y los bloques de viviendas, rectangulares. Asimismo tenían un suministro de agua y un sistema de desagüe muy bien organizados. Si comparamos esto con las ciudades europeas de la Edad Media, en las que tan fácil fue que se extendiera la Peste Negra, no podemos menos que ponernos colorados de la vergüenza.
Los ladrillos usados en las ciudades antes mencionadas estaban cocidos al fuego. Tal era su solidez que siglos después los ocupantes británicos los utilizaron para la construcción del tendido del ferrocarril en la línea Karachi-Lahore.
Estos ladrillos siguen aún fabricándose en el área de Mohenjo Daro en base a los ejemplos encontrados en las ruinas, lo cuál demuestra que la tecnología en la India había alcanzado una cúspide hace siglos y que, por ignotos motivos, no progresó posteriormente, sino que se limitaron a la imitación de viejas técnicas.

La calefacción central o por medio de agua caliente fue “inventada” a principios del siglo XVII por Bonnemain, y luego perfeccionada por Duvoir.
Resulta que 4.000 años antes, los magnates coreanos tenían habitaciones primaverales calentadas con aire caliente que circulaba por tuberías en el subsuelo.
Los antiguos romanos también tenían un sistema de calefacción similar.
Pero durante la Edad Media todo esto ya estaba olvidado, y los ciudadanos europeos tuvieron que resignarse a temblar de frío durante muchos siglos.

En las ruinas de la ciudad prehistórica de Catal Huyuk, en la actual Turquía, que tiene una antigüedad de 8.500 años, se han hallado trozos de alfombras de una calidad tan alta, que incluso aventajan a las más hermosas que se tejen en la actualidad.

En el Museo Británico se puede ver la cabeza de la hermosa reina sumeria  Shub-ad, y demuestra que aquella época no eran tan distintos a nosotros. La joven lleva una peluca sorprendentemente moderna, amplios pendientes y un collar. Esta afortunada reina usaba cosméticos, pelucas y joyas caras. Murió en un suicidio ritual en el año 2900 antes de J.C., aproximadamente 2.150 años antes de que Moisés empezara sus escritos.


Joyería Egipcia
Joyería Egipcia


En el antiguo Egipto, el nivel de calidad de la joyería, al igual que el de la arquitectura, fue superior en los períodos primitivos. Los anillos, collares, pendientes, coronas y diademas de la V-XII dinastía que se pueden visitar en el Museo de El Cairo y en el Museo Metropolitano de Nueva York, están más perfectamente acabados y son más hermosos que los de dinastías posteriores. Aún no hay acuerdo con respecto al motivo de este hecho.
Por extraño que pueda parecer, los estratos inferiores de Mohenjo Daro muestran instrumentos de calidad superior y una joyería más refinada que los de las capas superiores.

Es poco conocido que el Canal de Suez no es realmente una idea moderna. Su construcción fue comenzada durante el reinado del faraón Necho (609-593 antes de J.C.) y completada por el conquistador persa Darío después de la muerte de aquél. Con los siglos las arenas de Arabia obstruyeron el canal.
Pero los árabes lo dragaron y lo abrieron a la navegación en el siglo VII de nuestra era, aunque debido a la ausencia de labores de mantenimiento, pronto fue bloqueado otra vez por la arenas.
Hubo que esperar hasta el año 1869 para reabrir las comunicaciones entre el mar Mediterráneo y el mar Rojo. Dos años después, el día de Nochebuena fue estrenada la famosa ópera Aida, de Giuseppe Verdi, para conmemorar este gran logro de la ingeniería moderna.

También en el campo de la navegación encontramos una serie de datos interesantes. Dos naves de la antigua Roma fueron halladas en 1920 en el fondo del lago Nemi, en Italia, y fueron restauradas entre los años 1927 y 1932. Podemos decir que eran el LUJO en un buque de línea actual. Los barcos eran grandes y amplios y tenían cuatro líneas de remeros. Podían dar acomodación a 120 pasajeros en 30 camarotes, con cuatro literas en cada uno. Había además departamentos para el equipaje. Los navíos estaban ricamente decorados: suelos de mosaico que describían escenas de la Ilíada, paredes con paneles de madera de ciprés y pinturas que adornaban la sala de estar y la biblioteca. Había también un reloj de sol en el techo para que los pasajeros pudieran saber la hora. Se cree que una pequeña orquesta amenizaba a los ricos patricios en el salón. ¿Alguien más se acuerda del Titanic con estas descripciones?
A popa había un restaurante y su cocina. Se servía pan recién cocido en los desayunos, y los menús de las comidas podían compararse, en lo que respecta a su suculencia, con la decoración del comedor. Tenían cacerolas de cobre para el agua caliente de los baños, cañerías y grifos de bronce. ¡Siglos después Colón o Magallanes tuvieron que hacer sus singladuras en condiciones mucho peores!
El destino, con sus extraños caprichos, quiso que estos barcos fueran totalmente destruidos no por Cartago, sino por los bombarderos alemanes a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Según antiguas crónicas chinas, el erudito budista Fa-hien regresó desde la India en torno al año 500 de nuestra era. Navegó desde Ceilán (actual Sri Lanka) hasta Java, y luego al norte de China cruzando el mar de China. En ese buque viajaban doscientos pasajeros con su equipaje, y era más grande que los barcos con los que Vasco de Gama cruzó el océano Índico mil años después.

Ha quedado constancia en un documento llamado “Fusang”, que forma parte de los anales del Imperio Chino, la historia de los viajes a tierras lejanas que hizo el sacerdote budista Hoei-shin allá por el año 499 de nuestra era. Describe cómo cruzó el océano Pacífico y llegó un país que, de acuerdo a la Geografía, debería estar en América Central.

La primera carta de navegación y el primer barco fueron construidos por los sumerios en torno al 4.000 antes de J.C.
Hubo que esperar hasta el 1.802 después de J.C. para el siguiente gran salto en los medios de transporte al inventarse el barco de vapor. En 1.825 llegó el tren.
Esta aceleración en la tecnología llegó a la cúspide en 1.903 con la invención del aeroplano y luego en 1.961 con la primera nave espacial tripulada.

La Gran Muralla de China es el muro más largo jamás construido. Fue levantada por tres millones de obreros en 37 años, y eso ocurrió hace unos 22 siglos. Tiene 2.414 kilómetros y un altura de entre 6 y 15 metros. Es lo bastante ancho para permitir una línea de vehículos en cada dirección.

Gran Muralla China
Gran Muralla China. Foto de National Geographic www.nationalgeographic.com.es



En el año 3.100 antes de J.C., el rey Menes de Egipto concibió un plan de ingeniería para desviar el curso del río Nilo y poder así construir su capital, Menfis.

De acuerdo a los restos arqueológicos, hace 4.000 años eran corrientes los baños privados en la ciudad de Cnosos, en Creta, con un sistema central de desagüe y cañerías de cerámica. Hace sólo 200 años estos objetos brillaban por su ausencia en las ciudades “modernas”.
Las habitaciones del palacio del rey Minos estaban ventiladas por chimeneas de aire (léase aire condicionado). Este palacio no era sólo “moderno”, sino que también era tan grande como el actual palacio de Buckingham.

En Chan Chan, capital del Imperio Chimú, en Sudamérica, que floreció allá por los siglos XI a XV, se descubrieron cañerías para el agua caliente y el agua fría en baños decorados con azulejos. Esto no existía en Europa en tiempos de Ricardo Corazón de León o Juana de Arco.

En las cuevas de Ajanta, cerca de Bombay (India) hay unas pinturas que son muy admiradas por turistas tanto indios como extranjeros. Cuando la luz eléctrica las ilumina, carecen de perspectiva, pero cuando el guía apaga las luces, las figuras de las paredes parecen volverse tridimensionales. El antiguo artista empleó inteligentemente pinturas luminosas cuyo secreto se ha perdido para siempre.

Cuevas de Ajanta
Cuevas de Ajanta


Ninguna raza ha construido nunca 5.000 kilómetros de carretera, pero sí lo hicieron los habitantes de Perú, que cruzaron cañones y perforaron montañas con túneles que aún se utilizan a día de hoy.

Una de las siete maravillas del mundo antiguo fue el Faro de Alejandría, de 135 metros de altura, situado en la isla de Pharos (de donde toma el nombre) y totalmente construido en mármol blanco.  En la parte alta había un espejo movible que por la noche proyectaba la luz creada por un fuego hasta una distancia de 400 kilómetros. Dejó de existir en el año 1.326 de nuestra era cuando un terremoto lo destruyó.



Bibliografía:
La conexión cósmica - Carl Sagan
Alquimia - Titus Burckhardt
Astronaves en la Prehistoria – Peter Kolosimo
El Mago - John Fowles
El Gran Arte de La Alquimia - Jacques Sadoul
El Mensaje Oculto de La Esfinge - Colin Wilson
Enigmas Arqueológicos - Luc Burgin
Enigmas Sin Resolver – Iker Jiménez
La Arqueología Misteriosa - Michel Claude Touchard
Profeta del Pasado - Erich Von Daniken
Shambhala - Andrew Tomas
Stonehenge - Fernand Niel
Enigmas De La Historia - Taylor Jeremy
El retorno de los brujos – L. Pauwels y J. Bergier
Recuerdos del futuro - Erich von Daniken
Dioses, tumbas y sabios – C.W. Ceram

No hay comentarios:

Publicar un comentario