Realiza tu Consulta de Tarot

lunes, 21 de diciembre de 2015

El Oráculo del I Ching: La Contemplación



El mensaje de la semana a través del I CHING: La Contemplación (20)

El trigrama superior representa el Viento, lo suave, lo dócil.
Es el centro del hemiciclo Yang.

El trigrama inferior simboliza la Tierra, el campo, lo que produce. Es la compensación entre el Yin y el Yang.


El Oráculo del I Ching, (20) La contemplación


En la imagen vemos a una mujer arrodillada sobre la hierba, con vegetación tras de sí, teniendo como telón de fondo el cielo y las montañas.

Su mirada hacia arriba parece extasiada con la existencia de algo que no llegamos a ver en la imagen.

Unas hojas flotan en el aire, formando un círculo entorno a ella.

Su actitud contemplativa y esas hojas en movimiento, parece indicarnos que permanecerá en esa actitud, estación tras estación.

Este es el momento de retirarse a reflexionar sobre la vida, separarnos por un momento de la prisa y del incesante ruido en el que nos movemos y experimentar un sereno desapego.

Cuando nos retiramos a la Naturaleza, nos encontramos con la verdad de lo que somos, recuperamos la vitalidad y la energía que con tanta rapidez gastamos.

Yendo de actividad en actividad de manera frenética y casi compulsiva, nos perdemos todos esos cambios sutiles que ocurren delante de nuestros ojos y que no somos capaces de percibir porque nuestro pensamiento se encuentra entretenido trazando otros planes.

La observación de manera contemplativa nos ayuda a fortalecernos interiormente y a centrarnos.

Una vez centrados será más fácil alcanzar el discernimiento.
Tras haber aprendido a discernir, nos resultará más sencillo sentirnos nosotros mismos en cualquier situación aunque esta resulte oscura y triste. No nos sentiremos como extraños, fuera de casa, esperando a que la vida nos ofrezca algo o a que alguien nos invite a participar en el juego, porque sabremos quieres somos, sin ataduras ni complejos y a partir de ese momento lo que tenemos que hacer es nutrirlo, sin tener en cuenta los condicionamientos sociales o las imposiciones. Nuestro ser necesita desarrollarse y sentirse parte de la vida y la Naturaleza. 

Para meditar no es necesario salir a la Naturaleza, una música determinada, una obra de arte o un símbolo puede ayudarnos a percibirnos a nosotros mismos y a sentirnos parte de un todo que es el Universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario