Realiza tu Consulta de Tarot

viernes, 18 de diciembre de 2015

El que la hace, la paga.

Karma y Reencarnación.

La palabra karma, de origen oriental y cuyo significado literal es sencillamente “acción” o “causa y efecto”, se utiliza para definir una antigua creencia según la cual el bien o el mal que haya hecho una persona le será devuelta en esta u otra vida.

Dicho de otro modo, todo cuanto hacemos, provoca unos efectos que, a su vez, son la causa de efectos ulteriores, en una reacción en cadena, tan inevitable como las ondas que se crean en la superficie del agua cuando arrojamos una piedra.

Esta relación nos obliga, tarde o temprano, a restaurar el equilibrio roto por nuestras acciones, recogiendo los frutos de aquello que sembramos, bueno o malo, y pagando las deudas pendientes.

Dado que el Universo tiene como principio básico la evolución, todo lo que suceda dentro de los límites del karma humano contribuye a un mayor progreso espiritual.

Pero para restaurar el equilibrio, restaurar el karma y obtener un nivel de desarrollo que permita al hombre alcanzar un estado superior, no bastará con una sola vida.
Es cuando entra en escena otra ley cósmica, la denominada Ley de la Reencarnación.


Karma y Reencarnación

La teoría de la reencarnación sostiene que el alma humana renace en la tierra una vez tras otra, encarnándose físicamente para aprender las lecciones que su espíritu le ha impuesto y enfrentar las consecuencias de sus actos hasta que restablezca el equilibrio y esté suficientemente evolucionada para alcanzar un estado superior de conciencia, cumpliendo de esta manera la Ley del Karma.

Esta creencia estuvo muy extendida en la Antigüedad, e incluso los primeros cristianos creyeron el ella, “el que a hierro mata a hierro muere”.

En la actualidad, estos principios se mantienen tanto entre los budistas como entre los practicantes de la wicca.

Tanto la Ley del Karma como la Ley de la Reencarnación se encuentras representadas en las cartas del Tarot.

El karma se relaciona con la carta de la Justicia, el Arcano VIII y la reencarnación con el Juicio, el Arcano XX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario