Realiza tu Consulta de Tarot

miércoles, 2 de diciembre de 2015

El Tarot Celta



Los mitos y leyendas celtas, uno de los pueblos más misteriosos y antiguos de toda Europa,  han sido plasmados en este hermoso Tarot lleno de dramatismo y expresividad narrativa. Las creencias de los celtas estaban muy ligadas a la Naturaleza y a sus poderes.

El legado cultural celta no tiene referencias históricas directas ya que los conocimientos e historia se transmitían de forma oral. La primera regla de los druidas, únicos conocedores de la escritura ogham en aquella época, era no dejar jamás ninguna pista escrita.

Esta es la razón por la que, a pesar de que el imperio romano tuviera conocimientos de pueblo al que llamaba celta, las únicas referencias históricas sean los restos arqueológicos (cultura de Hallstatt, +/- 700 a.C.) y los escritos, muy posteriores en el tiempo, de griegos (Aristóteles escribió “La Filosofía comenzó entre los celtas, y la Galia fue la institutriz de Grecia”) y romanos, como por ejemplo Julio César (100-44 a.C.) que escribió “De bello gallico”(La Guerra de las Galias), Diodoro Sículo (90-20 a.C.), Estrabón (63-20 a.C.), Lucano (39-65 d.C.) o Plinio el Viejo (23-79 d.C.). Estos escritos, como tantos otros por desgracia, han sido manipulados a lo largo de los siglos, por lo que lo verdaderamente celta que haya en ellos es algo difícil de encontrar.

En el siglo XIII algunos monjes copistas de los “scriptoria” en los grandes monasterios medievales recopilaron los restos de la tradición oral celta en un manuscrito llamado “Mabinogion”, aunque luego tuvieron que modificarle para evitar ser excomulgados.

Por lo que parece los Celtas no conocieron el Tarot, pero forjaron un conjunto muy complejo de mitos, leyendas y dioses que, como si fueran arquetipos, les ayudaba a interpretar el mundo que les rodeaba.

Gracias a todos estos elementos del legado histórico, la editorial Scarabeo lanzó hace unos años este hermoso Tarot Celta, que aunque no transcurre por los cauces tradicionales de los arquetipos utilizados en el Tarot, se ha inspirado en los ricos mitos y leyendas de un pueblo que siempre ha estado entre las brumas de la Historia.

En la serie de arcanos mayores, del 0 al IX hacen referencia a leyendas mitológicas y conflictos entre los Formore, pueblo primitivo que se localizaba en la actual Irlanda, y los Túatha Dé Danann, de la época mítica, por la supremacía sobre el mundo que ellos conocían. De los arcanos X a XIV tenemos las leyendas del ciclo épico de Ulaíd, de la época de los héroes. Para acabar, los arcanos del XV al XXI son leyendas de los Fianna, ya en la época de la historia.
De los arcanos menores, que ahora no vamos a ver, los bastos se relacionan con los Formore, los oros con los Túatha Dé Danann, las espadas con los Ulaíd y las copas con los Fianna.


Vamos a repasar sus Arcanos Mayores:


Tarot Celta, El Loco
 
En el Tarot Celta, el Loco (Fintan Mac Bóchra) nos muestra a un anciano con el rostro desencajado que lleva una túnica blanca y una capa con capucha de color rojo. Son símbolos de pureza y de fuerza. En la mano izquierda lleva una lira, simbolizando la armonía cósmica, y de su cinturón cuelga una espada, emblema de bravura y poder. El bastón que le acompaña tiene brotes de flores y ello sugiere perennidad.
Fintan Mac Bóchra, ser inmortal por haber sobrevivido al Diluvio Universal (que es lo que vemos en la naturaleza a su alrededor), poseía el don de la transformación y podía convertirse en halcón, águila o salmón.


Tarot Celta, El Mago

El Mago (Lug Samildanach) muestra a un joven que tiene el torso desnudo y del que cuelga un zurrón, que es donde lleva el Principio de la vida. Lleva un gran sombrero y una vara en la que se ha enroscado una serpiente, símbolo de su poder. A sus pies hay un damero, imagen del mundo manifestado y las dos formas que le animan, el yin y el yang,  sobre una tortuga, que a veces es efigie y a veces sustento del universo. Detrás del mago vemos a la yegua Epona, encarnación de la Diosa Madre, y a su alrededor hay objetos en oro, que detallan su capacidad como orfebre.
Lug Samildanach era un dios-héroe solar, carpintero, albañil, orfebre, poeta, arpista, druida y médico, no en vano uno de sus títulos era “El Brillante de la mano habilidosa”.



Tarot Celta, La Sacerdotisa

La Sacerdotisa (Brigh) nos muestra a una hermosa joven entronizada, que es una muestra de su realeza. Lleva una parte de la cabeza cubierta con un velo, simbolizando el misterio y lo oculto. Lleva en su regazo un haz de trigo y tiene a sus pies numerosos frutos de la tierra, encarnando así la fertilidad y la agricultura. A un lado del trono podemos ver una antorcha ardiente, emblema de energía y las fuerzas vitales.
Brigh o Brigit era la Diosa del Fuego, la fertilidad, el hogar, la agricultura, el amor, el misterio, la profecía, la brujería y el aprendizaje.


Tarot Celta, La Emperatriz

La Emperatriz (Morrigan) está representada por una mujer oronda y semidesnuda que baila de forma frenética dentro de un círculo de piedras. Frente a ella hay una espada clavada en el suelo y detrás una lanza, ambos son símbolos de guerra. El paisaje muestra campos cultivados, símbolo de prosperidad.
Morrigan es la diosa suprema de la guerra y la cambiadora de las formas. Era considerada la patrona de las sacerdotisas y los guerreros, a quienes provocaba un trance de frenesí asesino durante las batallas. Es también diosa de las aguas, la venganza y la noche.



Tarot Celta, El Emperador

El Emperador (Dagda) es un adulto corpulento y pelirrojo, de aspecto simplón. Está sentado tranquilamente con un caldero a su lado, emblema de las transmutaciones mágicas y la abundancia. Lleva una túnica de cuadros (la materia) ceñida con un cinturón enjoyado y una capa con capucha.
Dagda, dios de la Tierra y llamado el Padre de Todo, es uno de los míticos reyes de los Túatha Dé Danann. Poseía un caldero mágico que daba comida sin límites, y un arpa con el que invocaba a las estaciones.



Tarot Celta, El Papa

El Papa (Dian Cecht) es un hombre adulto con los pies sumergidos en una fuente, símbolo de vida y fecundidad. Sujeta una vara (alegoría de poder) y una espada (virilidad y justicia). Están con él sus tres hijos, dos niños y una niña, encarnación del ternario divino.
Dian Cecht fue un mágo-médico de los Túatha. Dios de la medicina, la regeneración y la platería. Fue equiparado al dios griego Apolo.



Tarot Celta, Los Enamorados

En los Enamorados (Elatha y Eri) vemos a una hermosa joven que parece querer alejarse de un hombre que la retiene de la mano. Ambos llevan vestiduras blancas, símbolo de inocencia. La escena se desarrolla en un jardín exuberante, encarnación del paraíso terrenal.
Elatha, rey de los Formore, y Eri o Erin, una de las tres reinas de los Túatha Dé Danann e hija de Dagda, pertenecían a pueblos distintos, aunque aliados. Erin con posterioridad dio nombre a la isla que actualmente conocemos como Irlanda.


  

El arcano del Carro (Nuadu Airgetlam) nos muestra a un guerrero de cierta edad y con gesto adusto en el fragor de la batalla. Podemos ver clavadas en el carro las calaveras de sus enemigos, ya que antiguamente se pensaba que la fuerza y valor del enemigo se sumabas así a las del vencedor. Esgrime en su mano derecha una espada, y su mano izquierda es de plata, símbolo lunar.
Nuadu Airgetlam, también llamado Nuada mano de plata, dios-jefe de los Túatha Dé Danann, poseía una espada invencible. Tiene atributos parecidos a los del dios Neptuno.


 
Tarot Celta, La Justicia

El arcano de la Justicia (Ogma) es un hombre de edad avanzada. De su lengua, órgano creador o aniquilador según lo que se diga, cuelgan los cuerpos de sus enemigos, a los que vence con su maza (fuerza bruta y primitiva) y con su elocuencia. Una piel de león cubre su cuerpo y de ahí deriva su otro nombre: “Piel de León”, lo que le relaciona con el Hércules romano. Sujeta una piedra en su mano izquierda en la que están inscritos los caracteres del alfabeto sagrado Ogham, del que fue creador. Es la deidad del aprendizaje y la escritura.



Tarot Celta, El Ermitaño

El Ermitaño (Goibniu) es un viejo herrero casi desnudo (estado primordial) cubierto con una capa con capucha, prenda muy relacionada con los celtas como hemos visto ya, y que en este caso le confiere el don de la invisibilidad. El personaje está forjando una espada, y detrás de él vemos una rueda, emblema de lo cíclico, y un antorcha, símbolo de la fuerza vital y única luz de la forja.
Goibniu era el dios herrero y cervecero que junto a Credne, el forjador, y Luchta, el carpintero, trabaja día y noche creando las armas que hacían invencibles a los Túatha Dé Danann.



Tarot Celta, La Rueda

La Rueda de la Fortuna (Conchobor) nos muestra a un hombre maduro, pelirrojo y de noble gesto con espada y cetro. Está en el interior de una taberna con otros hombres bebiendo y comiendo. Hay un cofre junto a él, custodio de tesoros materiales o espirituales, finamente trabajado.
Conchobor, rey famoso por su generosidad, justicia y fuerza, reinó desde los siete años y recibió los máximos honores.

 

Tarot Celta, La Fuerza

La Fuerza (Cu Chulainn) es un niño forcejeando con un perro negro de guerra (guardián del mundo subterráneo en la mitología celta). Todo transcurre en la naturaleza, y hay un cuervo negro, que tiene un tinte profético entre los celtas, que es testigo de lo que acontece.
El héroe celta Cu Chulainn se llamaba realmente Setanta, pero con seis años mató al perro de guerra de Culann, el herrero, y desde entonces se le llamó Cu Chulainn. Cu es también un título honorífico dado a los jefes celtas.

 
Tarot Celta, El Colgado

En el arcano del Colgado (Conla) hay un hombre maduro de expresión triste que alza sobre sus hombros a un joven muerto. El paisaje de alrededor es yermo y en lo alto vemos una luna roja, símbolo de desgracia.

  
Tarot Celta, La Muerte

La Muerte (Orlam) se nos presenta como un guerrero que enseña la cabeza cortada de su enemigo. En la mano izquierda apreciamos un lanza y una flecha, ambos símbolos de la guerra.


 
Tarot Celta, La Templanza

La Templanza (Emer) es una joven llorando ante el cuerpo muerto de marido. Detrás hay un caballo blanco, simbolizando la fuerza dominada por la razón y también la cabalgadura de los dioses, que parece querer consolarla.
 


Tarot Celta, El Diablo

El Diablo (Finn Mac Cumhal) está representado por un hombre joven que lleva sobre sus hombros la piel de un ciervo y que está realizando un ritual de iniciación. Tiene delante de él un altar de piedra, donde reposan un cuchillo y un bol, símbolos de los principios activos y pasivos. Intuimos a su derecha una fuente de agua, símbolo de vida. La dualidad antes mencionada queda remarcada con las dos mujeres que aparecen detrás de él.
 


Tarot Celta, La Torre

En la Torre (Aillen Mac Midhna) vemos una escena dramática donde un monstruo incendia una ciudad mientras toca una lira.
Aillen Mac Midhna era de la estirpe de los Túatha Dé Danann y se dedicaba cada año a incendiar los palacios de los reyes de Irlanda mientras con su arpa adormecía a los guardianes. Fue vencido por Finn Mac Cumhal y se convirtió en el último gran rey de los Fianna.
 


Tarot Celta, La Estrella

El arcano de la Estrella (Miluchradh) es una bella joven danzando, símbolo de creación. Podemos ver una máscara dorada (el yo universal) y un hermoso árbol (el árbol de la vida) en un lago (fertilidad y vida) que hay detrás del personaje principal.
Miluchradh, diosa de Loch Doghra y señora del Lago del Dolor, se enamoró de Flinn, dios ciervo y señor de los animales, pero fue rechazada. Por despecho ella se vengó haciéndole envejecer.


 
Tarot Celta, La Luna

La Luna (Sadbh) nos muestra una escena nocturna en la que una mujer encapuchada de rojo sale de una fortaleza, símbolo del corazón. Hay un lobo a su lado, que representa lo salvaje, y un perro, símbolo del valor guerrero.
 

Tarot Celta, El Sol

En el Sol (Osgar) vemos a un guerrero a caballo, símbolo de la abundancia en Irlanda, portando los trofeos de la guerra (cabezas cortadas) y llevando un estandarte como emblema de mando. Hay en primer plano una mujer con un cuervo en su hombro, poder profético, que está lavando unas ropas ensangrentadas en un río (vida, muerte y renacimiento).
Osgar, héroe de los Fianna, se encontró un día con una mujer de los Sidhe que le profetizó su gloria y su muerte.


 
Tarot Celta, El Juicio

El Juicio (Niamh) muestra a una joven de cabello rojo sentada frente a un árbol floreado, símbolo de vida. Al fondo tres mujeres y un hombre pasean tranquilamente.
Niamh, mítica reina de la tierra de los jóvenes, se casó con el hijo de Finn (señor de los animales), Oisin y lo llevó a su reino donde no pasa el tiempo.
  

Tarot Celta, El Mundo

El Mundo (Oisin) es un anciano, símbolo de lo perenne, apoyado en un viejo roble y con un cuervo en su hombro que está susurrándole al oído. En su mano derecha hay una lanza rota (derrota) y en su regazo tiene un mapa de la isla de Irlanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario