Realiza tu Consulta de Tarot

miércoles, 16 de diciembre de 2015

El Siete de Copas: deseos y sueños de grandeza


SIGNIFICADO ESOTÉRICO Y SIMBÓLICO DEL  ARCANO DEL SIETE DE COPAS



Hoy vamos a ver el Arcano Menor Siete de Copas

El Siete de Copas, es un Arcano que nos habla de una plenitud exagerada, así como de sueños de grandeza, felicidad, armonía, y sueños utópicos.

Este Arcano nos dice que quién consulta, está teniendo o ha tenido la cabeza en las nubes, viviendo sueños y fantasías difíciles de realizar, incluso con gran esfuerzo.

El número siete es muy recurrente, siete son los días de la semana, las notas musicales, los Sabios de Grecia, los metales conocidos en la antigüedad, los pecados capitales y para muchas personas es un número de buena suerte.

El 7 es la suma de lo espiritual, el 3 y lo físico o material, el 4.

La aparición de esta carta nos advierte de que una vez pasado el período de confusión, dudas y vacilaciones con respecto a los asuntos en el ámbito de las emociones del pasado, la persona sentirá que se aproxima a una especie de oasis soñado, prevaleciendo la amistad y el amor puro frente a los impulsos e instintos.

Los sentimientos serán más generosos, aparecerá una actitud altruista y se despertará una intuición natural que permanecía dormida.


En el Tarot de Rider Waite, vemos una imagen en la que hay  un personaje de espaldas, a contraluz, y frente a él una gran nube de la que surgen diferentes copas que portan elementos diferentes. Una lleva joyas y riqueza, otra el triunfo representado por la corona de laurel (¡Ojo!, advertir que en la copa aparece la imagen de una calavera), en otra un castillo, en otra lo que parece la cabeza de una mujer, etc.


Siete de copas en el Tarot de Rider Waite

Estas copas podemos entenderlas como todo aquello que anhela el ser humano, pero también pueden referirse a las tentaciones materiales con las que nos asedian en todo momento. 

Como ya hemos mencionado, el número 7 es la suma de lo material y lo espiritual y tal vez quiera que reflexionemos sobre lo que consideramos riqueza, amor, lujo, posesiones y poder. Mantener el equilibrio entre lo que necesitamos y lo que deseamos es harto complicado y se hace necesaria la idea de poner en valor aquello que tenemos frente a lo que soñamos, ya que no siempre, por no decir nunca, la verdadera felicidad nos la proporciona un objeto. 

Cuando se dice “el dinero no da la felicidad pero ayuda” es cierto, el dinero puede mejorar nuestra vida mucho, podemos ir a mejores médicos, o tratarnos antes, vivir en casa mejores, tener coches más seguros, etc. Pero no deberíamos perder de vista la idea de que el dinero es una energía y dependiendo del modo en el que la utilicemos, nos podrá traer felicidad o hacernos unos desgraciados dependientes de objetos y demás artículos, con los que llenamos el vacío que genera la ausencia de las cosas verdaderamente importantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario