Realiza tu Consulta de Tarot

lunes, 20 de abril de 2015

Oráculo del I CHING: La Paz



El mensaje de la semana a través del I CHING: La Paz (11)

El trigrama superior simboliza la Tierra, lo receptivo, la entrega. Como ya he comentado en otra ocasión la tierra tiene como fin la producción.
El trigrama inferior representa el Cielo, asociado a lo creativo.


I Ching, 11 La Paz


Lo receptivo, cuyo movimiento está dirigido hacia abajo, está arriba y lo creativo, cuyo movimiento tiende hacia arriba, está abajo. Las influencias de ambos trigramas están en armonía, de manera que todas las cosas germinan y prosperan.

En la imagen podemos ver a un  dragón que parece dormido, como si estuviera considerando la situación de forma interna, en una base de tierra o arena, con rocas de color marrón a su frente y montañas terrosas en el fondo.

Cuando estamos en paz la perspectiva es confiada, clara y positiva, desarrollándose la vida sin esfuerzo alguno, tendemos a dormirnos y a perder consciencia porque pensamos, desde un punto de vista totalmente infantil, que las cosas son así como tienen que ser y que van a permanecer así siempre.

Pero nada permanece quieto de por vida, la vida es una constante danza de luz y sombra y nuestras vidas son un reflejo de ese movimiento.

De hecho, en el fondo de la imagen, despunta un nuevo amanecer que empieza a dar luz a la escena. Es como si hubiéramos pasando por una época de letargo y reflexión y ahora tuviéramos que hacer frente a nuevas oportunidades ocultas en los sitios más inesperados.

La paz es ese maravilloso estado que todos queremos alcanzar y por el que nos esforzamos constantemente para sentirlo en nuestro interior, en nuestro entorno y en el mundo.

Es lo que perseguimos en la vida pero viene acompañado del temor. Una vez la hemos conseguido tenemos miedo a perderla porque sabemos lo que cuesta volver a recuperarla.

Precisamente este hexagrama nos recuerda que debemos trabajar para mantener esa paz y prosperidad y no caer en tentaciones para perderla por asuntos sin importancia.
 
Ahora bien, primero deberemos comprender cuál es y dónde reside nuestra verdadera paz y prosperidad y así cada uno de nosotros trazar nuestro propio camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario