Realiza tu Consulta de Tarot

miércoles, 29 de julio de 2015

El Tarot en la Escultura



El Tarot y la escultura de Niki Saint Phalle

El Tarot, desde siempre ha inspirado a numerosos artistas, como por ejemplo a los pintores Durero, Dalí, o Renato Guttuso.

Sin embargo es más escasa su representación en esculturas y otras formas tridimensionales.

Por ello cabe destacar el lugar prominente que ocupa la autora franco-estadounidense Niki de Saint-Phalle (1930-2002) autora de las impresionantes esculturas ubicadas en el interior de un boque de la Toscana (Italia), “El Jardín del Tarot de Capalbio”.

En 1974 Niki se encontró en Milán con una amiga aristócrata que había conocido en Nueva York años atrás, se trataba de Marella Caracciolo Agnelli.

Fue a ella a quien le comentó que tenía en la cabeza el sueño de hacer grandes esculturas inspiradas en los Arcanos del Tarot.

Su amiga se entusiasmó con la idea y se lo comentó a sus adinerados hermanos, que aceptaron poner a disposición de Niki un terreno en propiedad que tenían en la Toscana, en Capalbio.

La realización de la obra no fue inmediata ya que Niki quería costear los gastos con las ventas de sus propias obras.

La artista se inspiró en el Tarot del suizo Oswal Wirth en “Le Tarot des imagiers du Moyen Age”, pero el proyecto quedaba demasiado vago y el tiempo pasaba sin resolver nada.

 

Se necesitaron 17 años, de 1979 a 1996 para finalizar la instalación, en cuya realización colaboró realizando los estudios de estructuras de cargas Jean Tinguely, famoso por sus “máquinas escultura” o arte cinético, basadas en la tradición Dada, así como amigos artistas y trabajadores del lugar.

Jardín del Tarot


Lo más sugerente de este jardín es que muchas de las esculturas pueden ser visitadas en su interior, a la vez que el visitante realiza lo que Niki llamó “viaje iniciático”, ya que como decía en su cuaderno de apuntes cada Arcano es una prueba, una pregunta y un tesoro y nos ofrece un mensaje de lo grande y maravillosa que es la aventura de vivir.

Jardín del Tarot


Cuando miro esas imágenes mi cerebro me transporta al Parque Güell, en Barcelona, obra de nuestro genial y polifacético Antonio Gaudí, por cómo están cubiertas las esculturas con cerámica de colores, espejos y cristales, que les confieren a las figuras un carácter enigmático y mágico.


Jardín del Tarot




No hay comentarios:

Publicar un comentario