RESERVA TU CONSULTA

Realiza tu Consulta de Tarot

lunes, 9 de noviembre de 2015

El Oráculo del I Ching: El Progreso



El mensaje de la semana a través del I CHING: El Progreso (35)

El trigrama inferior representa el Fuego, asociado a lo que es esclarecedor, comunicativo e inteligente, lo bello.

Pone fin al hemiciclo Yang.

El trigrama superior simboliza la Tierra, lo, receptivo, lo intuitivo, lo solidario, lo femenino.

Es el punto de equilibrio entre Yin y Yang, donde las cosas son útiles.

Este hexagrama representa al sol naciendo sobre la tierra.

Simboliza la expansión, la rapidez, el progreso rápido y exitoso.



Oráculo del I Ching, (35) El Progreso

 En la imagen vemos a unos personajes que portan antorchas mientras descienden una colina.

Frente a sus ojos tienen una cordillera montañosa y parece que se encuentran en el instante anterior a que despierte el día.

Con las antorchas iluminan su camino y parece que van en busca de algo o a encontrarse con algo o alguien. Están alertas.

Hay momentos en los que, tras etapas de duro esfuerzo y trabajo, llega el instante en el que notamos cierto avance y progreso en el discurrir de nuestros caminos.

Es en estos momentos cuando no debemos dejar que el ego, sólo porque le gusta que le aplaudan, se duerma en los laureles porque cree que ya está todo hecho y diga “esto bueno me pasa porque me lo merezco”.
Para conseguir avances y sus recompensas hay que trabajar duro sin pensar en la cantidad de esfuerzo que estamos poniendo, ya que si sólo buscamos rentabilidad en nuestras obras y no llegamos a la meta que nos hemos propuesto, podemos pensar que tanta labor no ha servido de nada, en lugar de valorar y disfrutar de ese tiempo en el que hemos puesto nuestra ilusión, empeño y pasión.

Llegar a cumplir un objetivo no significa que sea nuestro destino final. Tal vez cumplirlo sea nuestro destino o es posible que el mero hecho de no lograrlo nos lleve al verdadero punto de partida hacia la ruta correcta, ya que sin ese “error” no hubiéramos encontrado la senda que nos esperaba.

Prosperar no es que los demás noten en nuestra apariencia los logros conseguidos o los éxitos alcanzados, sino darte cuenta y ser consciente de cómo cada paso que has dado te ha llevado al siguiente sendero, forjando un carácter y generando una vida, tu vida, la que cumple tus expectativas, no las de los demás. El éxito es tuyo si valoras como un aprendizaje todo lo que has hecho, y no depende de lo que otros esperen de ti.

Cuando avanzamos debemos saborear la dulzura del momento, siendo conscientes que todavía queda mucha partida por jugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario