Realiza tu Consulta de Tarot

viernes, 15 de mayo de 2015

El Tarot Egipcio



El mazo del Tarot Egipcio fue uno de los primeros que empecé a utilizar; me llamaba la atención el hecho de que las cartas parecieran pedazos de pergamino pegados sobre un fondo negro.

Desde la más remota antigüedad, la magia y el misterio que envuelven el rico simbolismo del Antiguo Egipto han ejercido una gran seducción en el hombre.

En este mazo se unen Egipto y el Tarot para generar una unidad simbólica.

Tanto griegos como romanos creyeron que el valle del Nilo albergaba la cuna de la humanidad. Tal vez por ello y desde el siglo XVIII numerosos ocultistas, pseudoarqueólogos y videntes de todas clases intentaron asociar el contenido simbólico de las cartas del Tarot con un supuesto Libro de Thoth que contenía el saber ancestral de los antiguos sacerdotes egipcios.

Este Tarot, nacido en París en 1896, está inspirado en el antiguo Egipto manteniendo el mismo tipo de estructura que el de Marsella clásico, conservando la numeración y los nombres tanto de los Arcanos Mayores como Menores, presentando dos excepciones: le otorga el valor 0 al Arcano de El Loco y le da el nombre de La Muerte, al Arcano sin nombre, el XIII.

Vamos a ver la simbología de los Arcanos Mayores.



EL Loco, Tarot Egipcio

El Loco carga unas grandes alforjas que representan las cargas, la esclavitud de la materia, mientras deja atrás un obelisco derrumbado, manifestando así la caída del espíritu en el mundo material.
Frente a él está el cocodrilo representando la vida y la muerte, que abre sus fauces como para devorarlo, aunque El Loco parece no verle.
Simboliza el castigo.




El Mago, Tarot Egipcio

El Mago representa un príncipe cuya piel verde nos remite al dios fundador Ptah, la encarnación del espíritu creador y de la inteligencia divina. Frente a él se sustituye la mesa que aparece en el Tarot Clásico por la piedra cúbica (representación de la Tierra y de la gran obra alquímica) decorada con un ibis, la personificación de Dyehuty (Tot, el dios egipcio de la sabiduría y las artes que tenía poder sobre todos los demás dioses) cuyo nombre griego es Hermes Trimegisto.
Simboliza la voluntad.




La Sacerdotisa, Tarot Egipcio
 
La Sacerdotisa aparece entre dos columnas del templo, cubierta con un velo y con la media luna coronando el tocado, símbolo de lo transitorio y mutable. En su pecho porta una cruz solar, representación de la vida y lo eterno, de aspecto semejante a la representación del planeta Venus.
Simboliza la ciencia.



La Emperatriz, Tarot Egipcio

La Emperatriz aparece aquí como la diosa Isis, enmarcada por un sol radiante que representa la potencia creadora masculina. Su tocado es un buitre, representando lo femenino al igual que el ave que sujeta en su mano.
A sus pies, la luna, el submundo sometido a los poderes celestiales.
Simboliza la realización.



El Emperador, Tarot Egipcio

El Emperador representa al faraón; lleva la corona del Bajo Egipto y el halcón, símbolo de ascensión y del alma.

Sostiene en su mano derecha un espejo, poniéndole en contacto con su parte femenina.

La forzada posición de las piernas reproduce el símbolo del azufre alquímico, un triángulo sobre una cruz.
Simboliza la realización.



El Papa, Tarot Egipcio

El Papa se transforma en un hierofante, maestro de los misterios sagrados.
Está sentado entre las columnas del templo coronado por el ouroboros, la serpiente sagrada que personifica el ojo ardiente de Ra, símbolo del poder y la videncia.

A sus pies los genios de la Luz y las Tinieblas, mientras sujeta con su mano una cruz de tres brazos.
Simboliza la inspiración.




Los Enamorados, Tarot Egipcio

Los Enamorados nos muestran la prueba realizada a un iniciado.
En ella el faraón con barba y coronado, manifestación de su dignidad real, aparece en la posición que presentan las momias para simular así la muerte simbólica, mientras a su lado dos bailarinas intentan seducirlo.

Sobre la escena aparece un ser solar preparado para disparar su flecha. En ambos vértices del arco, aparece la Luna representando lo mutable y el escarabajo, como encarnación de la vida eterna.
Simboliza la prueba.



El Carro, Tarot Egipcio

En el Carro nos encontramos a Osiris presentado como joven iniciado (el emblema de Osiris aparece sobre él) conduciendo un carro solar y empuñando un cetro en el que aparecen representadas la materia (cuadrado), la eternidad (círculo) y la perfección espiritual  (triángulo).

Las esfinges que representan el bien y el mal ahora son servidoras suyas.
Simboliza la victoria.



La Justicia, Tarot Egipcio

La Justicia está sentada en un trono con una espada en una mano y una balanza en la otra.
La serpiente ouroboros  que lleva en su pelo a modo de tocado manifiesta la visión espiritual.

La pareja de leones encarna la fuerza, el buitre la energía femenina, y el escarabajo simboliza la nueva vida.

El espíritu de la palabra verdadera le protege con sus alas.
Simboliza el equilibrio.



El Ermitaño, Tarot Egipcio

El Ermitaño se envuelve con su manto para separarse del mundo espiritual mientras se apoya en su bastón.
Sobre él, Ra le bendice con sus rayos.
Simboliza la prudencia.


La Rueda, Tarot Egipcio

La Rueda se alza majestuosa rodeada en su base por dos serpientes ouroboros, símbolo de los poderes protectores de la fuente de la vida.

La esfinge de arriba representa el destino, mientras que el personaje que cae es el genio del mal y el que asciende el genio del bien.
Simboliza el destino.



La Fuerza, Tarot Egipcio

La Fuerza es representada como una  joven diosa vestida de blanco para manifestar la pureza y nobleza con un tocado de oro  con la forma de un buitre y dos serpientes (ya sabemos lo que significan).

La diosa mantiene las mandíbulas abiertas del león sin ejercer fuerza, manifestando que la fortaleza es interior.
Simboliza la fuerza.



El Colgado, Tarot Egipcio

El Colgado muestra un sacrificio ritual en el que un joven está a punto de matar una vaca, animal sagrado que representa a la diosa del cielo Hathor, como gesto de expiación, que es lo que simboliza esta carta.




La Muerte, Tarot Egipcio

La Muerte, el majestuoso Anubis con su cabeza de chacal, está frente a la balanza de la diosa de la ley, Maat, la que pesa las almas. En un plato el alma del fallecido y en el otro una pluma de avestruz, símbolo de la justicia, equilibra la balanza.
Simboliza la transformación.



La Templanza, Tarot Egipcio

La Templanza trasvasa agua de una vasija a otra, que encarnan lo femenino y el cuerpo materno, con alas en espalda y tobillos, coronada por el dios Ra.
Simboliza la iniciativa.



El Diablo, Tarot Egipcio

El Diablo, mezcla de cocodrilo e hipopótamo, representa la encarnación de Seth, soberano del desierto y adversario del benéfico Osiris, dios de la vegetación, elevado sobre columnas derribadas que representan la ruina de la civilización, portando una antorcha como muestra de iluminación y un cetro con un disco solar.

A sus pies, dos hombres  encadenados  con cabeza de carnero simbolizan la fertilidad, la materia.
Simboliza la fatalidad.




La Torre, Tarot Egipcio

La Torre es una pirámide destruida en su construcción por un rayo que envía la divinidad  y que actúa de igual manera sobre todos, sin hacer distinción de escalas sociales, puesto que de la pirámide caen un hombre con corona y otro no.
Simboliza la ruina.



La Estrella, Tarot Egipcio

La Estrella muestra una joven desnuda que vierte la esencia vital, el agua, en un río, que encarna la manifestación de la vida y la muerte como el eterno cambio.
Tras ella una flor como muestra de la resurrección, y sobre su cabeza una estrella en cuyo corazón hay dos triángulos (como es arriba es abajo), rodeada de siete estrellas que representan los planetas de la antigüedad.
Simboliza la esperanza.




La Luna, Tarot Egipcio

La Luna, en la que de nuevo se sustituyen las torres por pirámides, una blanca y otra negra, luz y oscuridad.
Frente a ellas el perro blanco y el lobo negro parecen custodiar al escorpión, elemento ambivalente que lo mismo sana que provoca la muerte.
Simboliza la desilusión.



El Sol, Tarot Egipcio

El Sol, en el que se han reemplazado los dos niños por una joven con los atributos de la diosa Maat, la de la justicia, símbolo del equilibrio, bajo los rayos dorados del dios Ra.
Simboliza la felicidad.



El Juicio, Tarot Egipcio

El Juicio queda representado por Anubis, dios de la muerte, mientras éste acompaña a un justo (las vestimentas blancas así lo dicen) en su viaje al más allá.
En su mano lleva un pergamino donde está escrito el juicio del alma  a la que guía.
Simboliza la renovación.



El Mundo, Tarot Egipcio

Y el último Arcano Mayor de este mazo, El Mundo muestra a un joven tocando un instrumento de cuerda, símbolo de la eterna vibración creativa del Cosmos.
Sobre su cabeza, un halcón, Horus, dios del cielo, extiende sus alas dentro de un círculo de rosas de oro, manifestación del desarrollo de la vida.

Las cuatro cabezas que rodean las flores son de un hombre (inteligencia), un toro (poder y virilidad), un león (fuego y alma) y un águila o un buitre (lo celeste y espiritual).

2 comentarios:

  1. Gracias por compartir tus conocimientos.
    Me ha gustado mucho esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por invertir tu tiempo en leer mis entradas.

      Eliminar