Realiza tu Consulta de Tarot

miércoles, 19 de agosto de 2015

El Emperador: El Padre conciliador


SIGNIFICADO ESOTÉRICO Y SIMBÓLICO DEL  ARCANO DEL EMPERADOR


Hoy nos encontramos con El Emperador, el Arcano número IV, la encarnación del Padre.

Considerando el Tarot como un viaje iniciático, el viaje del Héroe, el Loco, en el que todos nosotros vamos pasando por diferentes etapas, cumpliendo el papel de los diferentes Arquetipos, podríamos decir que el Emperador es el principio activo masculino que ha venido a poner orden en el maravilloso jardín de la Emperatriz para que no se desmadre y se convierta en una zona salvaje y sin control en el que la vegetación lo ocupe todo y dificulte la vida humana.

Va a conseguir un lugar en el que poder vivir, ordenando el territorio, llevando agua a todas las casas, en definitiva hacer de él un lugar habitable.

Por otro lado el Emperador defenderá ese territorio para que no haya conflictos y reine la paz en un entorno civilizado.

En geometría el número cuatro simboliza la ley y el orden impuestos sobre la Madre Naturaleza.

Mientras que la Emperatriz está conectada con el sentimiento, el Emperador lo hace con el pensamiento.


En el Tarot de Marsella, el Emperador aparece sentado mostrando su lado izquierdo, el del inconsciente y su postura es relajada, indicando que es consciente de su poder y que no le teme a nada.


El Emperador Tarot de Marsella

Lleva un escudo en que aparece un águila con las alas desplegadas como símbolo de poder.
Se nos muestra en un campo con una actitud cercana a la humanidad y sus diferentes actividades, no está protegido en las alturas como lo estaría un dios ajeno a los humanos.
Porta en su cabeza un casco adornado de manera similar al trono en el que se sienta. La decoración es refinada, como la civilización que ha creado y defiende.
Con él protege su pensamiento racional que le lleva a mantener el orden.
La mano derecha en la que sostiene el cetro, (en el que está el orbe de la naturaleza rematado por la cruz que representa el espíritu) es considerablemente más grande que la izquierda, indicando que su poder se ha fortalecido en las no pocas luchas que ha vivido.
Sus piernas, cruzadas, forman un cuatro, indicándonos que no sólo obtiene el conocimiento y la sabiduría de su mente sino que también es portador de la conciencia humana.
Numerológicamente hablando, el número cuatro tiene unas propiedades extraordinarias.
Sumado al tres, al dos y al uno, obtenemos el diez, que es el que nos indica el fin de un ciclo y el comienzo de otro.


En el Tarot de Rider Waite, el Emperador aparece sentado frontalmente, sobre un trono de piedra en el que hay talladas cabezas de carnero, indicándonos que comienza la primavera en el signo de Aries, elemento de Fuego.

El Emperador Tarot de Rider Waite

Los carneros que aparecen frontalmente en su trono nos advierten que son un elemento de defensa y que si se siente atacado o amenazado responderá.
Las montañas que quedan a su espalda nos hablan de que el poder también conlleva momentos de soledad, en los que puede sentirse aislado e incomprendido.

En este viaje tan especial por los Arcanos del Tarot podemos decir que el Mago nos dio la energía que necesitábamos para comenzar el ciclo de su creación y es ahora el Emperador el que concluye este ciclo y comienza uno nuevo, el de la civilización.

Esto nos puede llevar a la siguiente reflexión:
Cuando empezamos nuestro camino de consciencia, nos creemos una unidad compacta, y a medida que vamos ampliando nuestros conocimientos vamos viéndonos como seres duales, con parte consciente y parte inconsciente, luz y sombra.
Cuando intentamos conciliar estos dos aspectos opuestos, aparece el tercero, el mediador que llevamos dentro y que hace que esas dos partes se armonicen para que puedan trabajar en un mismo sentido, y es a través de éste y de su actividad, como obtenemos de nuevo el uno que es aquí donde aparece como cuarto el sentido de plenitud, que debido a que ha obtenido ese conocimiento nuevo, puede volver a funcionar como una unidad.
Considero que ahora podemos ver de manera más sencilla el viaje del Loco, que pasando por los distintos niveles de consciencia o Arquetipos como son el Mago, la Sacerdotisa y la Emperatriz, llega al Emperador para, con los conocimientos que ha adquirido, empezar una nueva etapa vital y espiritual en lo que es el camino de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario