RESERVA TU CONSULTA

Realiza tu Consulta de Tarot

lunes, 10 de agosto de 2015

El Oráculo del I Ching: Lo Receptivo



El mensaje de la semana a través del I CHING: Lo Receptivo (2)

El trigrama superior e inferior están representando lo mismo, la Tierra, que a su vez simboliza lo flexible, el soporte, la materialización, lo dócil, lo pasivo.

Al duplicarse el hexagrama, implica que es totalmente receptivo, sin impulso, pero receptivo a todas las cosas.

Es el complemento perfecto de lo Creativo (doble hexagrama de Cielo) no lo opuesto.

Es la materia, la naturaleza frente a lo espiritual, lo femenino frente a lo masculino y el tiempo frente al espacio.

Lo Creativo activa lo Receptivo porque éste es totalmente pasivo y es así como debe ser, ya que si lo Receptivo quiere ir paralelamente a lo Creativo es entonces cuando esa oposición genera un duelo perjudicial para ambos.

Yin y Yang tienen que complementarse, si no es así ocurrirá el conflicto.

Lo Receptivo es como un lienzo en blanco sobre el que nosotros podemos pintar lo que deseemos.

El Oráculo del I Ching (2) Lo Receptivo


En la imagen vemos que el Sol brilla en lo alto, no hay nubes por lo que deducimos que el día es tranquilo, sin amenazas climáticas.

En el fondo unas montañas elevadas y en la parte baja una cueva excavada en la roca nos deja ver su oscuridad.

Próxima a la entrada, una mujer a la espera sujeta una sombrilla para evitar que le dañe el Sol.

La oscuridad es Yin mientras que la luz es Yang.

Al igual que la oscuridad del espacio sustenta a todos los astros, toda la materia, esta imagen nos recuerda que no es el momento de actuar impulsivamente, adentrándonos en una caverna de la que no sabemos si quiera si la habita algún otro humano o incluso alguna fiera.

Nos invita a pararnos, a considerar los efectos a largo plazo que pueden tener cada una de nuestras acciones.

Esperar y reflexionar, en este caso, no es un signo de miedo o debilidad, al contrario, significa reconocer que por el momento lo mejor que puedes hacer es actuar con inteligencia y no emprender nada de manera individual.

La Tierra parece que no hace esfuerzos porque  permanece pasiva, pero es un esfuerzo interno. Nosotros la utilizamos para sacar provecho de ella generación tras generación y nos iremos y ella permanecerá aquí (salvo catástrofes geológicas o atmosféricas), aparentemente inagotable, al servicio de lo Creativo, la imaginación, la idea, el pulso, como un trozo de barro del que podemos sacar una figura o un jarrón.

Si queremos penetrar en una cueva de la que no conocemos nada y no tenemos el equipo necesario, (una sombrilla no le va a evitar problemas a nuestro personaje en caso de desprendimientos y ese vestido no es el mejor vestuario para recorrer grutas) tal vez sería oportuno esperar a otros y actuar en equipo, sin querer llevarnos el protagonismo por haberla encontrado nosotros primero.

Esperar y meditar sobre el momento oportuno y las posibilidades que nos ofrece cada instante, es un trabajo de fortaleza interior, que requiere de una visión serena y desapegada para saber dónde queremos invertir nuestras energías de manera humilde e inteligente.

Muchas veces sólo se pide de nosotros que estemos, no es necesario que hagamos nada, simplemente esperar a que el momento sea el adecuado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario