RESERVA TU CONSULTA

Realiza tu Consulta de Tarot

lunes, 24 de agosto de 2015

El Oráculo del I Ching: La Dificultad Inicial



El mensaje de la semana a través del I CHING: La Dificultad Inicial (3)


El trigrama superior representa el Agua, lo peligroso, la luna, los obstáculos.

El trigrama inferior representa el Trueno, brotar, el movimiento.
Este hexagrama describe momentos caóticos, la sensación de hacer avances hacia lo peligroso. También representa el parto o el brotar de una planta de la tierra.


Oráculo el I Ching (3) La Dificulatd Inicial


En la imagen vemos un volcán justo en el momento en el que está entrando en erupción.

El agua y el trueno llevan en su interior la solución al obstáculo que generan, la lluvia, que calmará las tensiones una vez ha estallado la tormenta y refrescará la situación para que todo vuelva a su estado inicial aunque no en el mismo orden.

Esto quiere decirnos que el orden ya está presente en desorden que se inicia.

Este caos aparente es una sacudida necesaria para que surja un nuevo principio.

Cuando nos acostumbramos a diferentes aspectos de nuestra existencia, llegan cambios dramáticos porque tenemos que desprendernos de las situaciones que ya han sido superadas y no nos aportan nada.

No podemos estar siempre en párvulos, la vida exige que sepamos adaptarnos a las situaciones difíciles y así nos fortalezcamos con los cambios y los “golpes”.

A pesar de que nos podamos sentir indefensos y vulnerables no debemos permitir que el miedo nos paralice.

Todo lo que aparentemente nos daba seguridad y confianza parece tambalearse y hace que pongamos en duda la estabilidad aparente con la que contábamos.

Parece que hemos perdido el rumbo, no sabemos qué dirección tomar y nos sentimos perdidos, pero es el momento de desechar lo viejo para dar paso a lo nuevo.

Es entonces cuando intentar buscar una lógica a lo que ocurre resulta improductivo pudiéndonos llevar de vuelta a la situación de la que venimos, por eso es mejor dar pasitos cortos y empezar a ver el nuevo paisaje que nos rodea.

La montaña que llevamos viendo desde niños ha entrado en erupción, nadie lo esperaba, parecía dormida, pero desde siempre, en su interior aparentemente estático portaba el cambio.

Ahora el paisaje es diferente, las cosas han cambiado y lo mejor es adaptar nuestra mirada para obtener una nueva perspectiva de lo que nos rodea y así sacar lo positivo que nos trae la nueva situación.

Paciencia, perseverancia y espíritu de aventura son necesarios en esta etapa que comienza, pero con cuidado y atención dónde pisamos, no corramos riesgos ni pongamos en peligro a nadie porque no conocemos el nuevo terreno.

Si el cambio se ha producido ahora es porque estamos preparados para ello, aunque todavía no seamos conscientes de ello y simplemente nos quedemos paralizados pensando en lo que hemos perdido en lugar de ver la oportunidad que se nos da para crecer a nivel personal y espiritual.

Pensemos que somos mariposas, dentro del capullo se está muy bien, calentito y seguro, pero no podríamos vivir el resto de nuestra existencia así porque nos quedaríamos en oruga y no sabríamos lo hermosas que pueden ser nuestras alas.

Puede que la metamorfosis o el cambio cuesten pero seguro que merecerá la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario